miércoles, 16 de abril de 2008

HBO Y ENFERMEDAD DE FOURNIER

MEDICINA HIPERBARICA
OXYMED
emergencias 2002;14:93-95
93
La gangrena de Fournier es una infección genital grave
cuyo pronóstico vital depende en gran medida de un
diagnóstico precoz que, como en muchas otras situaciones,
va a recaer sobre el médico de urgencias ya que el paciente
consultará de forma urgente por la rápida progresión
de la infección. Se presenta el caso de un paciente que acude
a urgencias del hospital donde se le diagnostica una gangrena
de Fournier con afectación peneana y escrotal. Se discute
la necesidad de un diagnóstico adecuado y sobre todo temprano,
ya que esto aumentará las posibilidades de supervivencia
de los pacientes.
Gangrena de Fournier en Urgencias
Nota clínica
The Fournier´s gangrene is a serious genital infection
that has a rapid evolution. The vital prognostic depends
mainly on early diagnostic which is usually made
by emergency doctors. We report a case of a patient
with Fournier´s gangrene in scrotum and penis. We discuss
about the importance of an early and correct diagnostic to
increase the survival rate of these patients.
ABSTRACT
E. San Valero Carcelén*, M.A. Navarro Mira**, R. Rubini Puig*, M. Ramos de Campos***, J.S. Rubini Puig*
*SERVICIO DE URGENCIAS. **SERVICIO DE DERMATOLOGÍA. ***SERVICIO DE UROLOGÍA.
HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE VALENCIA.
RESUMEN
Correspondencia: Ricardo Rubini Puig. Servicio de Urgencias.
Hospital General Universitario de Valencia
Av. Tres Cruces s/n. 46014 Valencia.
E-mail: r.rubini@terra.es
Fecha de recepción: 21-8-2001
Fecha de aceptación: 25-1-2002
Palabras Clave: Gangrena de Fournier. Gangrena peneana.
Urgencia urológica. Oxigenoterapia hiperbárica.
Key Words: Fournier´s gangrene. Penis gangrene. Urologic
emergency. Hyperbaric oxygen.
INTRODUCCIÓN
La gangrena de Fournier es una rápida y progresiva infección
de los genitales. Se trata de un cuadro grave que debe tenerse
en cuenta sobre todo en pacientes con factores de riesgo.
La edad, la diabetes, el alcoholismo, los traumas e infecciones
urológicAs interrecurrentes constituyen diversos factores predisponentes.
El desbridamiento quirúrgico precoz y el tratamiento
antibiótico, instaurados ambos de forma temprana, aumentan
la supervivencia de estos pacientes.
CASO CLÍNICO
Varón de 62 años que acude a urgencias por intenso dolor
en pene, de unas horas de evolución, sin otra sintomatología
acompañante. Como antecedentes destacaban diabetes mellitus
no insulindependiente en tratamiento con antidiabéticos orales,
promiscuidad sexual y un traumatismo peneano hacía 25 días
en el curso de una relación sexual de riesgo. A la exploración
presentaba un estado general conservado, apirético y hemodinámicamente
estable. Exploración física: coloración eritematoviolácea
de la piel del dorso del pene, dando un aspecto "en
bronceado", edema peneano con la formación de flictenas de
pequeño tamaño y difíciles de apreciar en la exploración inicial.
La base del pene presentaba ligera descamación superficial
dejando un área ulcerada. El pene estaba indurado a la
palpación, pero no se apreciaba crepitación. La piel escrotal
estaba edematosa con una coloración rosada (Fig 1).
El resto de la exploración por aparatos fue normal. En los
análisis sanguíneos destacó un recuento leucocitario de
51000/mm3 (94% Neutrófilos), glucosa 470 mg/dl, urea 67
mg/dl, creatinina 1,7 mg/dl, Tinción de Gram del exudado
uretral en urgencias: gama polimórfica de bacterias, destacan-
Fournier’s gangrene in Emergency-Department
emergencias 2002;14:93-95
94
do bacilos gram negativos y diplococos gram positivos.
Con el diagnóstico de gangrena de Fournier con afectación
peneana y escrotal se realizó desbridamiento quirúrgico precoz
de piel peneana y fascias de rectos anteriores (Fig. 2). Al llegar
a la piel escrotal, se evidenció que ésta no estaba afectada,
se asoció triple terapia antibiótica (aminoglucósido, clindamicina
y penicilina). El paciente permaneció ingresado durante
30 días con tratamiento antibiótico, con una buena evolución,
pendiente de nuevas intervenciones quirúrgicas de reconstrucción
de los tejidos dañados.
DISCUSIÓN
La gangrena de Fournier es una rápida y progresiva infección
de los genitales, con una elevada morbilidad y mortalidad;
en ocasiones la velocidad de avance de la infección local
puede llegar a 2,54 cm/hora1. En un primer momento, puede
haber una discordancia entre la gravedad de la afectación local
y la escasa repercusión sistémica, aunque posteriormente el estado
de septicemia puede comprometer la vida del paciente.
Este cuadro infeccioso polimicrobiano (aerobios y anaerobios)
produce una trombosis de las vénulas del tejido, tanto subcutáneo
como cutáneo, evolucionando a una gangrena2. El proceso
puede extenderse rápidamente hacia la pared abdominal a través
de la fascia de Colle y la fascia de Scarpa. El proceso infeccioso
comienza generalmente como una celulitis local con
afectación del periné, escroto y/o el área perineal. Una rápida
progresión, fiebre y dolor son síntomas que pueden acompañar
a este proceso, llegando incluso hasta un estado de septicemia
con cambios gangrenosos y avance de la infección a planos
más profundos (fascias y pared anterior abdominal).
En una revisión reciente se evaluaron distintos factores
pronósticos de la gangrena de Fournier; éstos fueron la edad,
el retraso en el diagnóstico, la estancia hospitalaria, las infecciones
concomitantes, los síntomas clínicos, la extensión y el
origen de la infección. En los casos en los que existía una
grangrena extensa la mortalidad fue del 31,3%, mientras que
en los casos de gangrena localizada fue del 16%. En cuanto a
la mortalidad por grupos según el origen de la infección, en el
caso de gangrena en el que se desconocía el origen fue la más
elevada (40%). Cuando se asociaba shock séptico fue del
53,8%, mientras que la mortalidad en ausencia de éste fue del
0%3.
En muchos de los pacientes con gangrena de Fournier se
observó que tenían como antecedentes una historia previa de
alteraciones perineales, traumas uretrales, diabetes o instrumentación
reciente en el tracto uretral o en recto. Numerosas
revisiones sobre esta patología describen que la edad media de
estos pacientes se sitúa alrededor de los 50 años, y predominan
en el sexo masculino, aunque un creciente número de casos
identificados han sido en mujeres4, en una población con diversos
factores de riesgo. El establecimiento de los síntomas es
variable pudiendo variar desde 2 y 7,4 días5. La asociación con
alteraciones sistémicas es bastante común, más frecuentemente
con diabetes (40-60%) o alcoholismo crónico (25-50%)2, así
como con inmunosupresión. Se ha postulado que incluso podría
ser el primer síntoma de una infección por VIH no diagnosticada;
basado en esto estaría justificado realizar un screening
de VIH en todos los procesos de gangrena de Fournier
genital sin una etiología clara que la justifique.
También se han comunicado casos de esta enfermedad en
pacientes sometidos a quimioterapia, radioterapia o incluso en
pacientes trasplantados2.
Ocasionalmente esta entidad puede confundirse con otros
procesos escrotales, como estrangulamiento de una hernia ínguino-
escrotal, abscesos, celulitis escrotales y/o linfedema escrotal.
Incluso debe realizarse el diagnóstico diferencial con
Figura 1. Afectación peneana y escrotal. Ulceración
necrótica en el pene. Tumefacción escrotal.
Figura 2. Reconstrucción quirúrgica. Desbridamiento
de piel peneana y fascias de rectos.
E. San Valero Carcelén, et al. GANGRENA DE FOURNIER EN URGENCIAS
95
neumoescrotum secundario a neumotórax, o con una infección
secundaria a manipulación quirúrgica (en la que se vean implicados
organismos productores de gas). Pioderma gangrenoso,
vasculitis y poliarteritis nodosa pueden causar gangrena
cutánea no infecciosa, que posteriormente puede sobreinfectarse4.
Los hallazgos de laboratorio incluyen habitualmente trombocitopenia,
hiperglucemia, leucocitosis y anemia6, aunque estas
alteraciones realmente no se consideran específicas de la
gangrena de Fournier, pero sí del estado de shock séptico secundario
al proceso infeccioso, y que puede desembocar en
una disfunción multiorgánica.
La instauración lo antes posible de tratamiento con desbridamiento
quirúrgico precoz, antibióticos y oxigenoterapia hiperbárica
es fundamental para mejorar el pronóstico.
En cuanto al tratamiento quirúrgico, en algunos casos es
difícil definir la extensión de los tejidos dañados en la primera
intervención, de modo que estos casos se benefician de posteriores
intervenciones, generalmente uno o dos días después del
desbridamiento inicial5.
Muchas líneas de investigación han estudiado la posibilidad
de la oxigenoterapia hiperbárica en los pacientes con gangrena
de Fournier6, habiéndose demostrado su eficacia en muchos
estudios. El mecanismo parece ser la reducción de la toxicidad
sistémica y la prevención de la extensión de la
necrosis. La hiperoxia promueve la formación del colágeno, el
crecimiento de los fibroblastos y la angiogenesis7; por otra parte
delimita los tejidos viables de los tejidos necróticos, de modo
que permite el mejor desbridamiento quirúrgico posterior8.
La hiperoxigenación de los tejidos puede mejorar la función de
los neutrófilos e inhibir el crecimiento anaerobio2. Sin embargo,
la oxigenoterapia hiperbárica debe usarse como adyuvante
de la cirugía2 más que sustitutiva de ella; y además, pocos centros
disponen de cámara hiperbárica y no hay que olvidar sus
efectos secundarios, entre los que destacan el neumotórax, el
embolismo cerebral y las hipoglucemias, lo que contraindica
su uso en pacientes con historia previa de enfisema, neumotórax
espontáneo, alcoholismo y diabetes. Las infecciones víricas
activas, el tratamiento con cisplatino o doxorrubicina y la existencia
de neoplasia se consideran contraindicaciones para su
aplicación8.
BIBLIOGRAFÍA
1- LeFrock JL, Molavi A. Necrotizing ski and subcutaneus infections.
J Antimicrobial Ther 1982;9-A:183.
2- Smith GL, Bunker CB, Dinneen MD. Fournier´s gangrene. Br J
Urol 1998;81:347-55.
3- Chen CS, Liu KL, Chen HW, Chou CC, Chuang CK, Chu SH. Prognostic
factors and strategy of treatment in Fournier´s gangrene: a 12-year
retrospective study. Chang Keng I Hsueh Tsa Chih 1999;22-1:31-6.
4- Rami J, Yaghan FRCS, Tareq M, AL-Jaberi, Ibrahim Bani-hani.
Fournier´s gangrene. Changing face of the disease. Dis Colon
Rectum 2000;43:1300-8.
5- Schaeffer AJ. Infections of the urinary tract. En: Walsh PC, Retik
AB, Vaughan ED, Wein AJ. Campbell´s Urology, 7th ed. Philadelphia:
W.B. Saunders 1988:533.
6- Laucks SS. Fournier´s gangrene. Surg Clin North Am
1994;74:1339-52.
7- Hunt TK, Pai MP. The effect of varying ambient oxygen tensions
on wound metabolism and collagen synthesis. Surg Gynec
Obst 1972;132:561.
8- Capelli-Schellpfeffer M, Gerber GS. The use of hyperbaric
oxygen in urology. J Urol 1999;162:647-54.

No hay comentarios.: